Divorcio en España en 2020

El divorcio es la ruptura del vínculo matrimonial, es decir la disolución del contrato de matrimonio para lo que ambas partes deberán de negociar las responsabilidades que correspondan y así poder continuar con sus vidas de manera independiente.

En 1981 el Código Civil en su modificación introdujo este concepto jurídico mediante el cual dos personas unidas en matrimonio pueden poner fin a su relación matrimonial, disolver la sociedad económica en común y volver de nuevo a casarse con quien deseen.

A partir del 2005, tras una reforma se facilita este trámite eliminando los plazos previos, suprimiendo la obligación de estar separados, facilitando la custodia compartida y el poderlo llevar a cabo sin alegar ninguna causa de divorcio (abandono injustificado del hogar, violación reiterada de los deberes respecto a los hijos comunes, alcoholismo, toxicomanía, perturbaciones mentales, etc.). Es lo conocido como divorcio exprés.

Cuáles son los trámites para iniciar un divorcio

No hay duda que las rupturas matrimoniales son situaciones complicadas y difíciles que suponen un alto coste emocional para los cónyuges. La Ley regula los trámites de divorcio o separación intentando salvar el problema de la mejor forma posible.

El elemento principal que va a condicionar todos los trámites de divorcio va a ser la existencia o no de un acuerdo entre los cónyuges.
Siempre que sea posible debería de adoptarse por el divorcio amistoso o divorcio de mutuo acuerdo, mucho más sencillo, menos complejidad de trámites y menor coste económico.
En el caso de tratarse de un divorcio contencioso la tramitación es mucho más compleja y cara.

Para iniciar un divorcio de mutuo acuerdo el elemento más importante en el llamado convenio regulador que recoge los siguientes aspectos: pensión de alimentos, pensión compensatoria, custodia y régimen de visitas.

Si se trata de un divorcio amistoso, tan solo es preciso que hayan transcurrido al menos tres meses desde el matrimonio y que la pareja no tenga hijos menores de edad.

En un divorcio amistoso judicial basta con presentar una demanda de divorcio, acompañada del convenio regulador y ratificarla en el juzgado correspondiente.

En un divorcio contencioso la tramitación es mucho más compleja y cara. En esta situación los pasos son los siguientes: presentación de demanda, contestación de la demanda, celebración de la vista ante el juez, y finalmente sentencia de divorcio por el juez.

Siempre que sea posible y se cuente con el debido asesoramiento legal es aconsejable acudir al divorcio amistoso, donde los trámites son mucho más rápidos, baratos y sencillos.

Cómo saber si se está legalmente divorciado

Una manera rápida y sencilla de saber si la pareja está legalmente divorciada es acudir al Registro Civil donde se encuentran todos los matrimonios, separaciones y divorcios realizados en España o legalizados.
Para ello es preciso llevar una copia del DNI, y presentar el lugar y fecha que se realizó el matrimonio para ubicar el certificado de matrimonio.

Cómo ver el estado civil de una persona

Conocer el estado civil no resulta nada complicado. En el documento que se encuentra en el Registro Civil debe de figurar el divorcio incluyendo el número de sentencia y juzgado en el que se dictó. Si en el documento no aparecen estos datos significa que el divorcio no se ha llevado a cabo o en el caso de haber ocurrido en otro país, en España no ha sido legalizado.

Tanto si el matrimonio como el divorcio se han producido en otro país se precisa hacerlo oficial en España de forma que los datos estén disponibles en el Registro Civil para cualquier trámite o consulta.

Cómo obtener copia del certificado de divorcio

Los certificados de divorcio no existen sino que en el certificado de matrimonio se añade una anotación indicando “divorcio”. Es el llamado certificado de matrimonio con anotación marginal de divorcio.

Tipos de divorcios

Lo que va a marcar la complejidad de este proceso va a ser la voluntad de los cónyuges. Tienen dos opciones:

  • Mutuo Acuerdo: Hacerlo de común acuerdo, negociando los diferentes puntos y llegando a una solución.
  • Divorcio Contencioso: Acudir a un tribunal y que sea el juez quien ordene.

Qué tipo de divorcio es el más rápido

La mejor opción para la ex-pareja es llegar a una solución mediante el divorcio de mutuo acuerdo, resultando el más económico para ambas partes y el menos lesivo tanto para ambos cónyuges como para los hijos.

Cuánto tiempo dura el proceso

No existe un plazo fijo puesto que la situación depende de muchos factores. En general un divorcio de mutuo acuerdo puede llegar a quedar solucionado entre 1 y 3 meses, mientras que el divorcio contencioso es mucho más lento, entre 8 meses y 18 meses.

Optar por la opción de divorcio de mutuo acuerdo es lo más apropiado pues se trata del procedimiento más rápido, sencillo y económico. Tan solo bastaría con la presentación de la demanda y del convenio regulador.
El convenio regulador debe de detallar las medidas que regulan la guarda y custodia de los hijos, régimen de visitas y estancias, pensión de alimentos y compensatoria, y el uso del domicilio familiar.

Cómo se reparten los bienes en cada caso de divorcio

Todo proceso de separación o divorcio matrimonial o ruptura de parejas de hecho va unido al reparto de bienes que toda pareja tiene el cual debe de ser equitativo.

El régimen económico por el que se rigen los matrimonios puede ser:

  • Régimen de sociedad de gananciales: Todos los bienes adquiridos durante el matrimonio: dinero, mobiliario son de los dos cónyuges.
  • Régimen de separación de bienes: Lo que es antes, durante y después del matrimonio es de cada uno incluso lo adquirido después del casamiento.

En el caso de régimen de separación de bienes, resulta más sencillo el reparto puesto que está ya establecido los bienes que son de cada cónyuge.
En una sociedad de gananciales todos los bienes se han de repartir al 50%. Para ello es preciso realizar un inventario de los bienes y ambos cónyuges deben de estar conforme a la hora de proponer dicho reparto.

Qué sucede en el caso de haber deudas

En los matrimonios con gananciales todo el dinero, inmuebles, mobiliario se ha de repartir de manera equitativa. En el inventario quedará reflejado cada bien con su valor actual. Esto es lo que se denomina activo.

En el caso de existir deudas la manera de proceder es la misma y también será repartida al 50%. A esto se le llama pasivo.

Una vez realizado el inventario quedará reflejado en el convenio regulador del divorcio, que regirá las relaciones futuras de ambos cónyuges, así como la adjudicación de los bienes es decir que bienes pertenecen a cada miembro de la pareja.
En caso de no poder realizarse el reparto de manera equitativa, el cónyuge que se lleve más parte podrá compensar económicamente al otro sobre la diferencia.

Consecuencias del divorcio

Todo divorcio resulta doloroso y difícil para los dos miembros de la pareja, sobre todo cuando el matrimonio era bueno y estable ya que los buenos recuerdos superan a los malos.

Las consecuencias de un divorcio pueden llegar a ser muy dolorosas y afectar a todas las áreas de la vida de la persona: ámbito familiar, económico, social, laboral, etc.
A nivel personal la persona se siente culpable por no poder haber podido establecer una mejor relación y haber evitado el divorcio, perdiendo la identidad de la familia unida.

Qué pasa con los hijos en caso de divorcio

Ante una situación de divorcio la pareja debe de tomar importantes decisiones con respecto a los hijos: dónde y con quién vivir los hijos menores de edad.
Debe de determinarse quién tendrá la responsabilidad legal, cómo se les brindará apoyo económico, dónde vivirán, régimen de visitas, manutención, etc.

Guarda y custodia de los menores

A pesar de que las circunstancias en cada familia son diferentes es importante que la ruptura sea lo menos dolorosa para los pequeños. La guarda y custodia puede atribuirse a:

  • Custodia monoparental o individual: en el que uno de los progenitores será el encargado del cuidado diario y ordinario de los hijos menores.
  • Guarda y custodia compartida: ambos progenitores podrán tener en su compañía a los menores por períodos alternos (semanales, quincenales, mensuales, trimestrales…).
  • Guarda y custodia distributiva o partida: el Juez siempre por motivos justificados, podrá distribuir la custodia de unos hijos a un progenitor y la custodia del resto al otro.
  • Guarda y custodia atribuida a un tercero: esta modalidad se acordará siempre en interés del menor, cuando concurran circunstancias excepcionales que impidan atribuir la custodia a los progenitores. Esta custodia puede atribuirse a los abuelos, parientes cercanos, tíos.

No existe un tipo de guarda y custodia mejor que otro, en todo momento deberá de acordarse en base al interés superior del menor, analizar caso por caso y contar con el asesoramiento de un abogado especialista en derecho de familia.

Requisitos para establecer un régimen de guarda y custodia compartida

El criterio de la custodia compartida por ambos progenitores se ha ido afianzando con el paso del tiempo, pero no obstante habrá que analizar cada caso a nivel particular a fin de valorar las posibilidades que ofrece cada situación.

Entre los principales requisitos para establecer régimen de guarda y custodia compartida con respecto a los hijos menores destacan:

  • Padres capacitados y aptos, apoyo familiar, buenas condiciones de habitabilidad y estancia del menor.
  • Flexibilidad laboral, tipo de jornada, actividad.
  • Relación de cada uno de los progenitores con el menor.
  • Relación entre los propios progenitores.
  • Deseo mostrado por los hijos mayores a partir de los 12 años.
  • Evitar la separación de los hermanos.
  • Etc.

Pensión de alimentos

En todo proceso de separación o divorcio es de gran importancia velar por el cuidado y bienestar de los hijos, jugando un papel muy importante la pensión de los alimentos.

En un primer lugar ambos progenitores están obligados a prestar alimento a los hijos menores de edad o mayores de edad que carezcan de de ingresos propios.
La obligación de pagar alimentos a los hijos mayores de edad no es indefinida, esta obligación termina cuando el hijo es capaz de hacer frente a sus necesidades económicas de forma independiente o en el caso de que el hijo ya mayor de edad no tiene ingresos por su falta de interés.

Régimen de visitas

El régimen de visitas es el derecho que todo progenitor no custodio y el menor tiene a relacionarse y comunicarse mutuamente en el caso de producirse una separación o divorcio.
El régimen de visitas no es un derecho exclusivo de los progenitores sino que alcanza a otros familiares como abuelos, tíos u otros allegados que hayan desarrollado una relación con el menor.

El régimen puede modificarse aumentar o reducirse o incluso llegar a extinguirse dependiendo de las circunstancias tenidas en cuenta cuando inicialmente se fijó y siempre en interés del menor.

Siempre que sea posible se precisa contar con el debido asesoramiento legal, contactar con un buen abogado experto en derecho de familia que ante tal complicada situación analice la mejor manera actuar poniendo solución a la situación de la mejor manera posible para todos.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE