Guardia y custodia de los hijos tras el divorcio

En todo divorcio con hijos, el régimen de guarda y custodia es uno de los extremos sobre los que la pareja debe decidir e incluir en el convenio regulador que se presenta al Juez junto a la demanda. En el examen que el mismo realizará sobre este documento, se observará si estas medidas no dañan en algún modo los intereses del menor y además se instará al Ministerio Fiscal para que se manifieste si se considera que los derechos de los hijos están protegidos.

Si el divorcio se tramita a través de un procedimiento contencioso y los cónyuges no se ponen de acuerdo acerca de quién se quedará con los hijos y qué contribuciones aportará el otro, el Juez decidirá entonces cuál de los padres convivirá con los hijos habitualmente. Para llevar a cabo este pronunciamiento, es necesario que se estudie minuciosamente las circunstancias del caso, en todo aquello que se refiere a la relación que existe entre los hijos y los padres, el entorno en el que estos últimos viven, sus circunstancias económicas y sociales, es decir, todo aquello que en algún modo puede contribuir a un mejor desarrollo y crecimiento de los menores. En esta labor, el Juez oirá a los padres, practicará las pruebas necesarias para dictaminar acerca de la idoneidad de estos para desarrollar estas funciones, consultará con especialistas y solicitará informes al Ministerio Fiscal para conocer su parecer, incluso cabe la posibilidad de que, si presentan el suficiente juicio, se escuche a los menores.

Desde hace unos años, es posible otorgar la custodia compartida. Esta propuesta se aceptará siempre que se entienda que es lo más conveniente al interés de los menores y teniendo presente el criterio de no separación de los hermanos.

Si quiere saber más acerca de esta cuestión, no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho de abogados en Mallorca. Somos expertos en derecho civil y nos ocuparemos de su caso.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE